Excesos y omisiones. (Editorial del Diario de Yucatán)

El aplauso y la crítica.

Por Carlos Menéndez Navarrete (Diario de Yucatán; 5 ago. 2009).

En la ocasión de su segundo informe, Ivonne Ortega Pacheco no necesita aplausos. En cuestión de vítores y alabanzas estamos en vías de establecer un clímax que en lo futuro nos sirva de referencia para medir la intensidad y el volumen de las aclamaciones a un gobernante. Ha sido un acierto de la logística oficial que se encarga de organizar los torneos de elogios. Elogios que en este caso tienen la particularidad de que son incondicionales: no dependen de lo que la señora diga o deje de decir, haga o deje de hacer. La van a aplaudir igual. Un éxito de relaciones sociales que se prepara con la exposición pública del elogiado con la técnica de la saturación.

Necesita la gobernadora, pensamos nosotros, críticos que dentro de su equipo le señalen con lealtad los excesos, desvíos y omisiones que puedan demeritar su imagen. La lealtad genuina que no consiste en el apoyo o defensa sistemáticos que obedecen al temor. Temor a perder el provecho personal que se deriva de estar bien con el de arriba. Temor que se supera cuando la crítica, entendida en la más noble de sus acepciones, busca el bien ajeno incluso a costa del propio. Esa es la lealtad tantas veces ausente en las ovaciones y las caravanas que acompañan y persiguen a los poderosos.

En nuestra opinión, alguien leal debe decirle a la señora Ortega que los discursos recorridos de anécdotas sabidas, mojados de lágrimas, dichos con voz entrecortada por emociones, son discursos adecuados para el testimonio que se rinde en la clausura de un cursillo de cristiandad, una misión de semana santa a una comisaría o un seminario sobre actividades de beneficencia. No encajan en la seriedad que se espera de un informe de gobierno.

En una publicación reciente hemos visto un relato de los motivos y metas de una docena de programas del gobierno del estado. Es una exposición, lírica por lo general, ilustrada (o contaminada) con 30 fotografías de la señora Ivonne. ¡Treinta! ¿No habrá alguien a su alrededor que le diga que este abuso en el culto a la personalidad tiene, entre la gente responsable, efectos negativos para la imagen que se busca realzar con la propaganda ostentosa. Un abuso, una ostentación que quizá no fueron dispuestos o autorizados por la víctima sino por subalternos interesados en halagarla con exaltaciones que al más pintado hacen perder el piso. Un halago que se desperdicia porque se sabe que es comprado con dinero que a la larga o la corta se sustrae a los doce programas u otros renglones de la administración pública que pueden generar beneficios comprobables a la población.

Leímos ayer en este periódico un comentario que busca favorecer al segundo informe y su entorno de megafiesta. Decimos que busca favorecerlo porque en realidad consigue lo contrario. Afirma que la inversión de la gobernadora para promover su imagen es adecuada. ¿Por qué es adecuada? Porque la promoción de la imagen de la gobernadora está a la cabeza de sus atribuciones legales y el uso de sus recursos presupuestales. Nos quedamos con una duda: ¿fue una opinión volandera, para salir del paso, o la aplicación de la táctica política de no corregir nunca los errores de un adversario? Si comete un dispendio, si le da por el despilfarro, felicítalo por ahorrativo.

Dime cuándo, cómo, dónde y por qué te aplauden y te diré quiénes son y qué quieren de ti. Y tal vez quién eres tú. Le sobran a Ivonne Ortega los aplausos. Le falta la crítica de quienes no quieren nada de ella. Nada más que un gobierno bueno, que lo es cuando no busca satisfacer a nadie en especial sino a todos.— Mérida, Yucatán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: