Prioridades… Juan Enríquez Cabot

Por Juan Enríquez Cabot

No hay muchas fotos donde aparecen juntos, sonriendo, los presidentes Ford, Carter y Nixon. Normalmente sólo se juntaban muy de vez en cuando, en uno que otro funeral. Pero el 28 de febrero de 1983 aparecieron, con esposas, en el mejor de los humores. La sonrisa de Nixon inclusive competía con la de Carter…

Quizás la única persona que pudiera haberlos convocado fue el almirante Rickover, quien fundó la marina nuclear de EU. Pero más allá de construir el submarino Nautilus y sus atómicos sucesores, Rickover había identificado otra prioridad que consideraba parte esencial de la seguridad nacional, la educación en ciencia y tecnología.

Y por eso Rickover dedicó el resto de su vida a identificar y promover a las mejores mentes de su país. Intentó institucionalizar su visión lanzando una fundación para promover la excelencia en la educación. Fundación que ha presidido, durante los últimos 25 años, Joann DiGennaro. Entre sus actividades, esta fundación identifica a los 75 estudiantes de preparatoria más talentosos del mundo en ciencia y matemáticas y les consigue becas para que puedan pasarse un verano en el MIT.

En 2009 alumnos de preparatoria ganaron varios premios con sus investigaciones de verano. Éstas incluyeron: “Modelo continuo a nivel atómico de las propiedades mecánicas de la micro fibra M13 bacteriofágica”, “Cómo maximizar las densidades de esferas acomodadas al azar en altas dimensiones”, “La programación de profundidad; nuevas maneras de manipular las imágenes gráficas”, “La N-Glycosylation de E-Cadherin controla la adhesión intracelular en células A253”. (Igualito a los angelitos que exigen eliminar los exámenes de admisión a la UNAM).

Inicialmente sólo entraban al programa los de los United. Pero Joann gradualmente amplió el programa para incluir a gente de Bulgaria (extraordinarios matemáticos), India y China. Los graduados de este programa empezaron a destacar y destacar. Ganaban bio-olimpiadas, acababan siendo líderes de las mejores universidades, se perfilaban para Nobels.

Este fin de semana se celebraron los 25 años del programa, regresaron cientos de ex alumnos. Dieron pláticas cuatro Nobels (quienes fueron tratados por los jóvenes como estrellas de Rock). Se apersonaron presidentes de universidades de todo el mundo, empresarios y políticos. Habló el geniecito que ha ganado tres Oscars (y que ha sido nominado para otros seis) por sus efectos especiales. Nos mostró cómo se manejaban los robots de Star Wars, los fantasmas de Ghost, el desen- vejecimiento de Brad Pitt en Benjamin Button.

Veía yo ir y venir a gente de todo color, vestido y actitud. John Mather, de la NASA, explicó cómo descubrió la primera luz que se dio en el universo, hará 13.7 mil millones de años. Platicaba con graduados más recientes, incluyendo simpática chinita que salió del programa hará 10 años, estudió matemática aplicada y se volvió una de las principales inversionistas de Wall Street. El presidente de la academia búlgara de ciencias dio emotiva plática donde describía los extraordinarios esfuerzos de más de 900 alumnos cada año por acceder a una o dos becas. Y contaba que los que ganan casi nunca vuelven, porque se vuelven demasiado valiosos para tantas y tantas universidades o compañías. Pero, concluía, no importa porque más de 900 compitieron, se prepararon y casi todos ésos se quedaron. Y ellos precisamente son quienes están construyendo la economía y el futuro del país. Contaba que Bulgaria sigue siendo competitiva a nivel olímpico en levantamiento de pesas. Pero ahora también es país más y más competitivo en la economía del conocimiento.

Desde la India llegó hermosa viejita en silla de ruedas, la doctora Y.G. Parthasarathy, conocida a través de la India como una de las madres de la transformación de la educación de su país. (Todos la conocen como la Dra. YGP). Aparte de haber identificado a varios becarios YGP, ella ha transformado la tradicional disciplina tecnológica combinándola con ciencias sociales, matemáticas aplicadas y creatividad. Esto le ayudará a su país a seguir creciendo a más del 10 por ciento anual a la vez que se va volviendo una potencia en modas, patentes y entretenimiento. Pero su aspiración es mayor. Nos decía que ya son muchos años sin que un conciudadano gane un Nobel…

A lo largo de los últimos 25 años, otros países se han ido dando color. Cada año intentan ganar una beca o dos. Mandan a competir a sus mejores. Hasta ahora han podido entrar lo mejor de lo mejor de 48 países, incluyendo todos los usuales y muchos otros, Albania, Botsuana, Egipto, Montenegro, Paquistán, Qatar, Ruanda, Vietnam… Cada becado un geniecito o geniecita. Un Nobel en potencia. Más nadie. Ni uno. En 25 años. De México. Por eso aunque di plática plenaria, y hablé con cientos de personas, no pude saludar a un solo pobre y solitario paisano (aparte de un simpático mesero). Acabé algo triste, diciéndome a mí mismo… Mismo, ¿por qué no será prioridad este tipo de cosa para nosotros?

Copyright © Grupo Reforma Servicio Informativo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: