La NOCHE TRISTE PARA Miss Dzemul y el futranque de una Gobernadora…

Apenas terminaba la transmisión televisiva del Concurso de Nuestra Belleza y recibí el primer telefonazo. Era mi hermanita: “Oye, ¡¡qué mujer tan vulgar esa tu Gobernadora!! ¡¡Cómo se habrá puesto ese vestido entallado con ese nalgatorio que se bota!!”.

Y es que la Gobernadora sencillamente se confundió. Estaba fuera de lugar, en el momento equivocado y con el atuendo menos indicado. ¡¡Mira que meterse en una fiesta de glamour, de elegancia y de juventud, con un vestido trincado y con rayas que le resaltaron todas las bolas y protuberancias que los masajes y los afeites no le pueden quitar a la edad!!

Una amiga me llamó desde el mismo Centro de Convenciones: “¡¡De pena ajena, José Luis, la Gobernadora, relegada a la hora de la premiación, no sabía cómo adelantarse a las tres mujeronas que la hacían ver chaparra y gorda!! Cuando le puso la banda, ¡¡le daba al XIK a la ganadora!!”.

¡¡Qué diablos tenía que hacer una Gobernadora en una premiación en concurso de belleza!! Y todavía peor, aparecer como “relleno”, como elemento escenográfico ya que TELEVISA no tuvo la cortesía de cederle la CORONACIÓN de la ganadora.¿No habrá entre sus colaboradores y simpatizantes quién le recomiende no rebajarse?

Y el detalle patético de la noche… la hermana…¡¡síííí, la Lupe!! ¡¡Qué papelón de la pobrecita!! ¿Quién la habrá inducido a disfrazarse de OCNI (objeto caminante no identificado)?¡¡Tal vez pensó que aparecer en Miss México era como asistir al concurso de La Flor Más Bella del Ejido que organiza la CNC en Kanasín!!

No, definitivamente, no es lo mismo destacar y lucir en una colonia popular, aparecer joven y bella, entre varones y amas de casa, con un pantalón ajustado y con una blusita de jersey escotada.

En fin, mientras la sociedad no sea capaz de ponerle freno a sus excesos, las vulgaridades de la Gobernadora y de su parentela sólo quedarán como anécdotas, como ocurrencias pueblerinas que tapan y hacen olvidar el derroche del erario, el ejercicio mediático del poder, el abandono de las tareas sustantivas del Gobierno desplazadas por la fiesta y por el protagonismo enfermizo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: