Las piezas del quebranto económico del Gobierno de Yucatán.

El verdadero rostro de Ivonne Ortega: corrupción, embustes, derroche, desorden y autoritarismo.

José Luis Sierra V.

Recién estrenada como Gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega apostó una ambulancia con el Gobernador de Nuevo León. ¿El motivo? Un juego de béisbol entre Leones y Sultanes. La Gobernadora de Yucatán perdió, ¿sabe usted quiénes fueron los paganos de su apuesta?

Sin autorización del Congreso y sin dar a conocer el convenio correspondiente, la Gobernadora de Yucatán decidió –nada más por sus pistolas- entregarle 390 millones de pesos en efectivo a la Fundación TELEVISA (90 millones por adelantado y 300 millones en 10 pagos anuales de 30 millones).

A escondidas, la Gobernadora decidió pagar 20 millones de pesos a fin de que se reparase en los Estados Unidos un avión “oficial”, dañado durante las inundaciones de Tabasco. El valor comercial de un avión turbo commander, similar al del Gobierno de Yucatán, es de 750 mil dólares…

Sin solicitar permiso al Congreso del Estado, sin convenio alguno y sin razón financiera que lo justificara, la Gobernadora de Yucatán “decidió comprarle la fracción accionaria del Aeropuerto de Kaua” (25% de las acciones) al Grupo DICAS (Emilio Díaz, el mismo dueño del Country Club). Pagó un total de 80 millones de pesos y el aeropuerto se encuentra virtualmente en desuso, mantenido permanentemente por el Gobierno.

De los 40 millones de pesos que, de manera “extra-oficial” sabemos ingresaron a las arcas de CULTUR con motivo del Concierto de las Mil Columnas, nunca se supo cuánto y en qué se gasto y cuánto quedó de ganancia. A pesar de tanta opacidad, debe haber sido un excelente negocio para alguien pues ahora viene el Concierto de la Pirámide y anuncian a Elton John…

Casi tres meses después del II Informe Ciudadano y de la megajarana se pudo saber que “oficialmente” se gastaron 11.3 millones de pesos en su organización. Debemos inferir que se gastó una cifra similar en el I Informe Ciudadano, celebrado un año antes y del que nunca se informaron sus costos.

A TELEVISA, además de los 390 millones de pesos del CRIT se le han pasado muchos millones de pesos a fin de que se realicen en Yucatán o en Mérida algunos eventos, que van desde grabación de telenovelas o emisión de programas “de esparcimiento” hasta el concurso de Nuestra Belleza México. No podemos saber cuánto nos han costado las “relaciones peligrosas” con TELEVISA, ya que todo se maneja por “debajo de la mesa” y como si se tratara de un patrocinio personal de Ivonne Ortega. A mediados del 2010 se celebrará en Yucatán el evento estelar que produce TELEVISA para los universitarios: ESPACIO 2010. Si consideramos que ESPACIO 2007 le costó al Gobierno de Jalisco alrededor de 70 millones de pesos, podemos calcular que el “sombrerazo” televisivo le costará a Yucatán (esto es: a usted y a mí) alrededor de 100 millones de pesos. Mas lo que logre llevarse Emilito Azcárraga con el “cultivo” que le hace a la Dama de las Cuatro Décadas…

Dos millones de pesos mensuales (además de los espacios facturados): la “iguala” convenida con el diario Por Esto!. El Canal 13 de la televisión estatal, quebrado y costando una fortuna al erario.

700 millones de pesos que se adeudan a proveedores; 570 millones en “deuda de corto plazo” con bancos; mil 700 millones de pesos recibidos por “excedentes petroleros” que se esfumaron con la misma facilidad con la que llegaron. Estas cifras nos ayudan a entender cómo es que el Gobierno del estado se sobregiró, en escasos dos años de gestión, con más de 2 MIL millones de pesos necesitando además un monto similar, sólo para terminar el año (nóminas, aguinaldos, pago a proveedores, restituir recursos de pensiones del ISSTEY, etc., etc.).

La nómina del Gobierno del estado se aumentó 30% en número de plazas; 50% en sueldos y prestaciones; y 300% en “servicios generales” que no es otra cosa que “gastos de operación”. Las cuotas del ISSTEY tienen dos años sin pagarse y, todavía peor, se ha echado mano al Fondo de Pensiones a fin de poder solventar las urgencias de la tesorería estatal…

Este no pretende ser un recuento exhaustivo de los excesos financieros cometidos por Ivonne Ortega. Es sólo un recordatorio, una muestra que ilustra el desorden que priva en las finanzas estatales, la manera caprichosa y corrupta como se deciden pagos multimillonarios que son, en realidad, pagos por favores políticos.

El hecho incontrovertible es que Ivonne Ortega llevó a Yucatán, en sus dos años de gestión, a la bancarrota financiera. Y la quiebra económica es sólo una parte de la descomposición que priva en la sociedad yucateca, agravada en buena medida por la descomposición de su clase política, grupo putrefacto, de personajes incapaces y sin moral, cuyo mejor ejemplo son los miembros del Club de Tobi, los colaboradores cercanos de Ivonne Ortega, con ella a la cabeza. ¿Queda claro o necesitan que se los explique?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: