Historias del Vitucho (17). La soprano de Dzemul y El Fantasma de la Opacidad…

–          ¿Es usté o se parece, Magíster?

–          El mismo que viste y calza, mi buen Bi-Touch, ¿para qué soy bueno?

–          ¡¡¡Uuuuuuyyyy, no haga esas preguntas en los confines de la Reina de los Amores Pagados

–          Amores y desamores pagados con el presupuesto

–          ¡¡¡Por supuesto, si para eso es el presupuesto según la Matriarca Isabel de Dzemul!!! Y como dice la Bonny: “Síííí, soy rata, ¿y qué?”

–          Oye, Vituchini, me dijeron que estabas en Chichén, que te habían contratado para hacerle coro a Sarah Brightman. Hasta me dijeron que el anglé que te hizo el casting se refirió a ti como el Farinelli Negro…

–          No, my dear Teacher, yo con Messié Esmadre na’más no bizneo: ¡¡fíjese na’más: con el dinero del concierto de Placidín le pagó a los acreedores de su campaña de Mérida y, seguramente, con el dinero de la Brightman le pagará a los que le debe del concierto de Placidín…

–          Bueno, por eso se llama el Concierto de la Pirámide

–          ¿Pirámide? A  la pirámide de la Flores ya le llegaron los santos óleos pero a la de Esma no le llegan ni las aguas bautismales, mi Tea Cheer

–          Aaaaayyyy Vitucho, como dice don Teofilito: ni le llegarán, ni le llegarán. ¿Qué no ves que en la política sucede lo que en los juegos de niños? Lo que hace el de adelante hace el de atrás…

–          Sí, ¿verdá? Si la Ñora del Justam es rata, pus los que le ayudan a robar también se sirven

–          Y si la Ñora de los Cochis se jacta de ser machorra y madreadota, pues no nos debe extrañar que al Secre golpeador lo manden de castigo a Francia mientras se le bajan las calenturas de novillero…

–          Lo que usté dice, Maestro, es la puritita verdá: ya no importa tanto que estemos quebrados económicamente, más grave es que estamos quebrados moralmente

–          Bueno, es que lo uno vá con lo otro: no es que “estemos” quebrados, Kemo Sabi, nos saquearon, QUE ES MUY DISTINTO. La lana no “se gastó”, así, en impersonal. La lana se la llevaron, la robaron a paletadas Ivonne y sus Incapaces. El problema SÍ ES ECONÓMICO pero, también, es moral y político. Estamos hablando de robo, de saqueo de recursos públicos aprovechando un cargo, lo que se llama PREVARICAR

–          Leí su tratado sobre la Cretinización de la Política Mexicana. Me gustó eso de estar gobernados por cretinos

–          Y por cretinas, como es nuestro caso. ¿No viste que lo de las Juanitas sigue viento en popa en la Cámara de Diputados, como si nada hubiera pasado?

–          Pero lo más triste es que esta situación no parece tener arreglo. Cuando hay gobernantes incapaces y cínicos, que roban y que reparten dinero, al final los salva decir: “sí, lo hago, ¿y qué?”.

–          Es que el cretinismo implica a los gobernantes CRETINOS y al público, al popolo, a los votantes, también CRETINOS. Tú puedes cometer toda clase de excesos porque sabes que los escándalos políticos se desvanecen con el tiempo y, con el tiempo y con dinero, te aseguras de lanzar campañas mediáticas para resarcir tu imagen dañada

–          O séase lo que hicieron con Zetina y con las 7 camionetas pa’ los 7 enanos. Al Secre madreador no sólo no lo quitaron sino que nos lo endilgaron en fotografías durante dos o tres semanas, de gira por Europa o haciendo cosas novedosas y, supuestamente, efectivas…

–          Lo hicieron con Zetina y con la diputada Doris Candila, con Juanito Sahuí o con José Luis Peniche, el alcalde de Tizimín. Es una estrategia harto conocida y aplicada para el “control de daños políticos”.

–          Oiga, teacher, ¿y cómo está eso del complejo del malix y el cultivo a los meridanos del norte?

–          Aaaaahhhh, Bi-Touch, esa es una historia muy larga y profunda, que tiene que ver con el origen social y con los resentimientos de clase. Para desahogar ese tema necesitamos de toda una sesión, así que lo dejamos para la próxima pero te adelanto que la forastera de Dzemul ya tiene hasta el gorro a sus vecinos de la Gonzalo Guerrero por los excesos de poder, de ella, de su parentela, de sus guaruras, choferes, veladores, mozos y sirvientas…

–          Lo mismo, lo mismito que pasó en Dzemul…¿sabe usté que en el pueblo ya no aguantaban a doña Chabe y a sus querubines, quesque por insidiosas y escandalosas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: