Lo que se dice NO TENER MADRE: la famiglia Sobrino-Argáez damnificada por la crisis.

Conoce la situación desesperada que enfrenta este pequeño empresario yucateco.

Reportaje que, por entregas, publicó el periódico “el universal”. ésta es la DÉCIMA ENTREGA, CORRESPONDIENTE A ENERO DEL 2000 (http://www.eluniversal.com.mx/graficos/00coberturas/crisis/f7_ene10.html ).

YUCATÁN
Familia Sobrino Argáez / MÉRIDA

Los clientes no llegan
Enero fue realmente deprimente, económicamente hablando, y obligó a la familia Sobrino Argáez, propietaria del Buda Wok, a “dar un giro en sus actividades”, que incluyó el cambio de nombre al de “B Wok”, y modificaciones en el personal, menú y precios, aparte de iniciar una intensa promoción de ofertas y disminución de sus precios ante el reto de “mantener el negocio con finanzas estables”. La nueva administradora del negocio, Mary Carmen López de Sobrino Argáez, informó que hay algunos servicios que ofrece el restaurante ubicado en prolongación de Montejo que han sido un éxito, como lo son los platillos integrados por el sushi, pero aún así no tienen la suficiente clientela. Mary Carmen es nuera de Carlos Sobrino Sierra y Mimisol Argáez, propietarios del restaurante, quienes han esquivado una serie de obstáculos a consecuencia de la crisis económica. Por eso, comenta López de Sobrino Argáez, “hicimos cambios a la fisonomía del lugar, porque nos dimos cuenta que mucha gente no entraba pensando que era sumamente costoso y lujoso”. Esto no es así: una orden de sushi cuesta entre 50 y 90 pesos; y hay platillos de 200 pesos. El B Wok restauró un área que convirtió en una especie de video-bar, a fin de captar a la clientela joven. Producto de la crisis, el B Wok no ha podido mejorar salarios. Como consecuencia de ello, en enero protestaron 16 de sus 32 empleados, quienes renunciaron juntos un fin de semana, dejando a la clientela esperando. “Afortunadamente los 16 empleados que se quedaron y toda la familia respondió, y sacamos adelante el trabajo de esos días”, confiesa la administradora. Como toda la industria restaurantera, la lucha es “mantener el negocio, evitar deudas y procurar ir avanzando”, porque el 2010 es un año que “pinta muy complicado y difícil, y ya lo pudimos percibir desde el primer mes del año, enero, que realmente fue muy malo”, dice.

(Yazmín Rodríguez)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: