“Hemos nutrido a los ‘yonquis’ de la política”. ENTREVISTA: EL FUTURO DEL PERIODISMO DIGITAL Jim Vandehei Director de ‘Politico’

JOSEBA ELOLA (El País; 18/07/2010)

Jim Vandehei llevaba 15 años haciendo periodismo político en Washington. En la Cámara de Representantes, en el Senado, en la Casa Blanca. Para The Wall Street Journal, para The Washington Post. Su sueño ya se había cumplido. El chico ambicioso del medio Oeste americano que un día de San Valentín de 1995 dejó su Oshkosh natal, Wisconsin, para convertirse en reportero político ya era un valor sólido. “¿Por qué los reporteros políticos son mucho más divertidos de escuchar que de leer?”: fue una de las primeras preguntas que se hizo junto a su colega, su jefe en The Washington Post, John Harris.

Empezaron a elucubrar. Sí. Una web. Solo de política. Con los mejores reporteros de Washington. Periodistas que te cuenten la intrahistoria, lo que se comenta en los pasillos. Periodistas que te lo cuenten ya, al instante. De la fuente al reportero y del reportero al sitio web. Corría el año 2006.

Presentaron su idea a un empresario antes de hablar de ello en su periódico. Apareció Robert Allbritton, joven ariete de la dinastía periodística de los Allbritton, propietarios de los canales de televisión WJLA y News Channel 8 y ex editores de The Washington Star; un hombre que llevaba tiempo dándole vueltas a la idea de sacar de nuevo un periódico político en Washington DC. Unieron fuerzas. Trato hecho .

Vandehei y Harris llegaron al Post y contaron su proyecto. “Tenemos al alguien que respalda nuestra idea”, dijeron a sus jefes. El Post les propuso hacer el proyecto con ellos. Pero para entonces, ya estaban dispuestos a volar solos.

Pregunta. ¿Es cierto que ya tenían registrado el dominio postpolitics.com cuando hablaron con sus jefes en el Post y que luego se lo revendieron?

Vandehei sonríe, titubea, baja los párpados. Sentado en su pequeño despacho en Wilson Boulevard, en un edificio que mira al Capitolio, pero al otro lado del río Potomac, sonríe cual niño pillo que confiesa un pecadillo. Es prácticamente la única sonrisa que concede durante la entrevista.

Respuesta. Bueno, bueno, sí, es verdad -se queda en silencio-. Eh… Hubo un poco de tensión, no demasiada, pero hubo algo de tensión, obviamente, cuando dejamos el Post, está claro, estaban cabreados. Fuimos rápidos y también quisimos ser transparentes, y les dijimos: “Miren esto es lo que vamos a hacer”, lo que básicamente supuso mostrarles nuestro plan de acción. Oímos rumores de que ellos iban a fundar una web para tratar de aplastarnos. “¿Es eso lo que están intentando hacer?, ¡una mierda!”. Nadie había comprado el dominio de postpolitics.com, así que lo hicimos, era una manera de pararles los pies. Se sorprendieron al ver que éramos los propietarios de esa marca. Pero se la devolvimos.

Vandehei y Harris arrancaron con la idea de contratar a una docena de reporteros: seis cracks de Washington y seis reporteros jóvenes con ganas de comerse el mundo. “Éramos una banda de garaje”, dice Vandehei, empuñando su botella de Diet Coke. Tenían las ideas claras. La era institucional de los periódicos es agua pasada. Lo importante son los talentos individuales, la confianza ha migrado del medio al reportero. Legisladores y miembros de los lobbies quieren leer a la firma de la que se fían.

Arrancaron con un sitio web un tanto chapucero el 23 de enero de 2007. Les llevó un año que tuviera aspecto de web de nueva generación. Noticias al instante desde los pasillos del Capitolio, cotilleos, investigación, reporteros con cámaras de vídeo.

Tres años y medio más tarde, Politico es uno de los experimentos web más exitosos del mundo. Han convertido el Capitolio en un pequeño Hollywood de la política: las maniobras, los pelotazos, las carreras meteóricas, los pufos. Han impuesto un ritmo endiablado que ha cambiado el tempo de los medios norteamericanos: las noticias se queman en 20 minutos. Hace un año tenían 100 empleados. Ahora son 145. Para final de 2010 serán 170, dice Vandehei.

Pero, sobre todo, se han convertido en referencia. En Washington, las mañanas arrancan cuando Mike Allen, reportero vieja escuela procedente de la revista Time, cuelga su primera entrega, la que marca el rumbo del día. Allen se levanta a las 4.30. A las seis, el mundillo político ya se puede conectar a politico.com para ver qué dice.

(…)

Con cifras de usuarios únicos que oscilan entre los 3 y 4 millones, según Nielsen, editan una versión gratuita en papel que se distribuye en las calles y centros de poder de la capital; 32.000 ejemplares de un periódico tabloide sencillo, compacto y directo que proporciona entre el 50% y el 60% de los ingresos. El resto, publicidad de la web.

(…)

para leer la entrevista completa, PINCHA AQUÍ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: