Radiografía del PRivonnismo: las fracturas que vienen

(Primera y segunda de cuatro partes)

José Luis Sierra V.

No, Ibóm Ortega no cambiará un milímetro el rumbo o el ritmo de su gobierno; tampoco cambiará su desempeño público o su comportamiento personal, que debiera ser privado.

Una vez realizadas las elecciones intermedias y reconfortada, sin duda, por los resultados que obtuvo “su” grupo en ellas, Ivonne Ortega habrá de insistir en su estrategia mediática de cara al proceso sucesorio y al largo proceso de agitación política que generará el apareamiento, por primera vez, de las elecciones federales con las elecciones locales.

Lejos, muy lejos de lo que piensa y quiere la Ñora de los Cochis (que en Yucatán se haga lo que ella decida, con los candidatos que ella imponga) y de lo que algunos analistas consideran, el proceso sucesorio anuncia conflictos que pueden derivar en rupturas si la gobernadora no entiende o no acepta que al acomodo de intereses que se va a dar por el “apareamiento electoral” se agregará el grave desgaste personal y político que sufren la gobernadora y su grupo. Conviene entrar en materia sin mayor preámbulo.

El triunfo electoral del 2007: alianza variopinta y multicéfala.-

Ivonne Ortega ganó la elección del 2007 sin un grupo político propio. No lo tenía. Se “montó” en el viejo cerverismo aprovechando el extravío en que se encontraban sus integrantes tras la derrota electoral y la muerte de su patriarca. Antes del posicionamiento de Ivonne como “candidata del cerverismo”, los excesos políticos y las agresiones familiares de los Laviadistas habían servido para mantener activos a los cerveristas de todos los tiempos, quienes tenían al populismo por divisa y pudieron refrendarlo ante la cruzada aristocratizante de los Matalotes.

Pero el viejo y desgastado cerverismo le sirvió a la sobrina de su tío de mera envoltura, le aseguró, sí, alcances estatales y contingentes en distintos sectores y niveles de la sociedad, pero nada más. Para asegurarse la lealtad del viejo cerverismo sin tener que pagar el altísimo costo que implicaba el presentarse rodeada por “los mismos de siempre”, la dzemuleña optó por ofrecer cargos y candidaturas a sus hijos, decisión que le redituó beneficios extras por la imagen de cambio generacional que supo proyectar.

Además de esa base de apoyo, Ivonne Ortega pudo conformar un grupo operativo, de buen nivel, con políticos de su generación, que respondían a dos características fundamentales: la primera, pertenecer a una generación frustrada, ya que todos ellos se reclamaban “excluídos” por los viejos políticos, insatisfechos por lo que habían logrado políticamente; sentimiento de frustración que atribuían a la cerrazón “de los viejos” y no a sus propias incapacidades o al oportunismo con que actuaban, preocupados siempre en qué sacaban y no en qué podían aportar. La segunda característica de esa generación era su poca lealtad y su escaso compromiso político. Aprendieron a sacar prebendas de la no definición, así que se comportaban –y se siguen comportando- como “corchos” que flotan no importa la condición de las aguas. Víctor Cervera les decía “tienen corazón de condominio”, en el medio político se les conocía como “pisaqueditos” o “ajonjolí de todos los moles…”.

Para los fines y las tareas de la campaña electoral la conjunción del viejo cerverismo con el grupo operativo de “los renegados” le funcionó a Ivonne Ortega de maravilla. Lo mismo sucedió en su primera etapa de gobierno.

Pero el origen diverso de este grupo operativo, el choque de aspiraciones entre sus integrantes y, sobre todo, el cambio en la actitud y en las perspectivas personales de su cabeza, de Ivonne Ortega, ha exacerbado las diferencias que tienen las fracciones al interior del grupo ivonnista, que se comportó como grupo compacto mientras las mieles del presupuesto y las expectativas de cargos y candidaturas les endulzaban sus diatribas.

Los cinco miembros del Club de Tobi.-

Antes de explicar el cambio operado en el ánimo y en los intereses de Ivonne Ortega, detallaré cómo está conformado su grupo operativo.

En primer lugar, por su número y por las puestos de alto nivel que ocupan sus integrantes, se encuentra el Grupo Modelo, conocido coloquialmente como Los Rolos (la fracción que opera Rolando Zapata pero en realidad encabeza su hermano Gabriel). Son miembros originales de esta fracción: Víctor Sánchez, Mauricio Sahuí, Sergio Cuevas, entre muchos otros. Frente a Los Rolos, con afrentas pendientes de cobrar desde las lides estudiantiles, están los neocerveristas o Cheenpatos, cuya cabeza visible es Felipe Cervera y que tienen como operador estrella a Gaspar Quintal (Nerio Torres Arcila, aunque repudiado por los integrantes de este grupo navega como tal gracias a la relación personal que mantiene su padre con la familia del extinto líder).

Completa el rompecabezas grupal la fracción de los orlandistas (encabezados por Luis Hevia y Marco González) que aportó a la campaña y al naciente gobierno las relaciones con el aparato judicial (Angel Prieto, Paitano Guzmán, Cleominio Zoreda y Ligia Cortés) y con el mundo de los abogados (Dafne, Ada Cámara, Gabriela Santinelli, Ingrid Pliego). Hay una cuarta fracción que, siempre cercana a los presupuestos municipales y a los cargos de “medio pelo”, se halla ahora aglutinada en torno a Jorge Carlos Ramírez, Juan Ricalde y Federico Granja. Forman parte de esta cuarta fracción: Limbergh Sosa, Víctor Caballero, Gabriel Barragán, Porfirio Trejo, William Sosa, Carlos Capetillo, el Cheché Cevallos, Alberto Escamilla, entre otros.

Una quinta fracción está conformada por los seguidores de Ivonne Ortega propiamente dichos. La base de esta fracción es la Banda de los Pueblos: Alejandro Menéndez, de Hunucmá; Marco Vela, de Akil; Adolfo Calderón, de Tixkokob; Elsy Sarabia, de Hoctún; los “cuñados acomodados”, Cornelio –Dzidzantún- y Héctor Cabrera; y los Dzereko y Nohoch de la administración, Jorge “El Huiro” Canul y Henry “Cara de Hacha” Sosa. La parentela de la Ñora de los Cochis (22, entre cargos administrativos y puestos de elección) incluye al coordinador de la OLA ROJA, Álvar Rubio y al regidor Omar Lara Pacheco. Al arranque de su gobierno se sumó el contingente de la pareja Pedro Espadas-Angélica Araujo, que incluye otro titipuchal de parientes, “protegidos”, empleados, socios, similares y conexos.

Los amores de la pequeña Lulú dividen y confrontan al Club de Tobi.-

Como puede inferirse con elemental lógica, este conglomerado variopinto de intereses, liderazgos, compromisos y aspiraciones, sólo pudo mantenerse cohesionado de manera transitoria y mientras se mantuvo el difícil equilibrio entre las asignaciones de cargos, puestos y candidaturas y las expectativas personales y de grupo pendientes de satisfacer.

Pero una vez rota la “gran piñata” de las elecciones intermedias y con los intereses desatados para el 2012, cuando habrán de repartirse tanto candidaturas locales como federales, lo que se está viviendo en el seno del Ibóm-cerverismo es una verdadera “merienda de negros”, fermentada en buena medida por la decisión de la Ñora del Justam de conformar, de una buena vez, a su propio grupo, un conglomerado sin fracciones que responda única y exclusivamente a ella.

Y es que Nuestra Señora de Dzemul empieza a sentir la urgencia de posicionar como sucesor a una persona que le guarde las espaldas, sí, pero además que le mantenga abierto el erario estatal como fondo financiero para futuras operaciones políticas, ya que la Seño de los Cochis ha mostrado con claridad que el tipo de política que ella sabe hacer es costosa, sumamente costosa, imposible de realizar con fondos privados así provengan éstos de saqueos previos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: