¿Nuevos fantasmas del Viejo Oeste?

Casas deshabitadas

Dulce María Sauri Riancho (Diario de Yucatán; 9 de febrero de 2011)

(…)

La zona metropolitana de Mérida, que incluye a Umán, Kanasín, Progreso y Ucú, está sembrada de fraccionamientos de los llamados “de interés social”, con casas adquiridas con créditos del Infonavit. Sin embargo, no todas las viviendas están ocupadas, ni siquiera utilizadas como tienditas de barrio o para proporcionar algún servicio. El fenómeno de las casas abandonadas forma parte del problema de las nuevas colonias y fraccionamientos. Es difícil entender las razones para dejar sin ocupar una vivienda, después de batallar durante largo tiempo para lograr el crédito para comprarla y pagar los abonos mensualmente vía descuento del salario. ¿Qué sucede?

Para obtener una respuesta, el Infonavit encargó un estudio sobre vivienda deshabitada en el país que permitiese conocer la dimensión de este problema que representa alrededor del 25% de las casas-habitación en las zonas urbanas de México.

El estudio arroja ya algunos interesantes hallazgos. De la vivienda financiada por el Infonavit en el periodo 2006-2009, poco más de dos terceras partes (68%) está habitada; seis de cada 100 viviendas se ocupa para un uso distinto de habitación (son las tienditas y los pequeños negocios) y un alarmante 26%, es decir, 26 casas de cada 100, está deshabitado.

(…)

Una casa deshabitada es presa fácil de la depredación y el saqueo; les roban tubería, muebles de baño, puertas y ventanas, y en casos extremos se vuelve refugio de malvivientes y grave problema para los vecinos. De acuerdo con los resultados del estudio, casi la mitad de los predios desocupados, 11 de cada 100 viviendas construidas por el Infonavit entre 2006 y 2009, está en ese estado.

(…)

En 2010 se otorgaron 12,178 créditos de vivienda del Infonavit en Yucatán y 1,711 del Fovisste. El Infonavit estima que la demanda total en las zonas urbanas de Yucatán para 2011 es de 10,648 casas nuevas necesarias y 7,669 acciones de mejoramiento, es decir, menos de 19,000 unidades. Se ha anunciado la reducción de 15% de los subsidios federales para la construcción de vivienda de interés social, manifiesta preocupación para el gobierno estatal y la Cámara de la Industria de la Construcción. Independientemente del resultado de las gestiones de la gobernadora para recuperar los recursos recortados, es necesario prestar mayor atención al fenómeno de la vivienda desocupada en Yucatán. No sólo se trata de construir viviendas y colocar los créditos, sino de crear las condiciones para mejorar la calidad de vida de las familias que se trasladan a su nuevo hogar. Con servicios de calidad, escuelas cercanas, transporte barato y oportuno, cercanía a los centros de trabajo y seguridad pública, la misión estará realmente cumplida. Mientras, los nuevos fraccionamientos seguirán como las poblaciones fantasmas del Viejo Oeste.

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: