Menos uno. Roberto Zamarripa

Menos uno.

Roberto Zamarripa (Reforma; 28 Sep. 09).

La extraordinaria investigación del reportero Abel Barajas sobre la red de espionaje asentada en el estado de México, que seguía voces y pasos de distintos políticos priistas, panistas y perredistas, deja en claro que todos eran vistos y oídos, menos uno: Enrique Peña.

Una de las declaraciones ministeriales de Nora Adriana Morales, analista de investigación del grupo de espías, conocido por sus siglas como FEVI, y procesada penalmente como parte de esta indagatoria federal, dice: “María Morales recopilaba información de Manuel Espino; a Santiago Creel tengo conocimiento que María Luisa recopilaba su información; Rocío (Rojas) tengo conocimiento que recopilaba información de Marcelo Ebrard; Alejandro Gómez García recopilaba información del Gobernador de Veracruz, Fidel Herrera. El otro Alejandro, de apellido Gómez León, recopilaba información del Gobernador de Coahuila Humberto Moreira; también tengo conocimiento de que Rocío Rojas recopilaba información de Andrés Manuel López Obrador; al parecer se recopilaba información de Manlio Fabio Beltrones, Beatriz Paredes, Germán Martínez, tales como sinopsis, vínculos, relaciones afectivas, fortalezas, debilidades, es decir, vulnerabilidades” (Reforma, 27/09/09).

Asimismo, los documentos penales y judiciales precisan que Cintia Gómez era la encargada del seguimiento de actividades del ya fallecido secretario de Gobernación Juan Camilo Mouriño.

Las mismas fuentes asientan en los documentos ministeriales y judiciales: “cabe resaltar que los indiciados Luis Miguel Dena Escalera, Miguel Angel Solís Hernández, Guillermo Lago Montes, José Tagle Balderas y Alfredo Avila Uribe, tienen en su haber larga trayectoria dentro de las labores de inteligencia dado que todos ellos han sido funcionarios del Cisen, de la Secretaría de Gobernación, de donde se deduce que son expertos en la obtención de datos de personas físicas y jurídicas y para tal actividad se apoyan en los medios que la tecnología les ofrece como son los objetos encontrados durante la práctica de cateos en los domicilios sociales de las citadas sociedades anónimas como también del cateo practicado en el domicilio de Yosef Shevah Porat” en Naucalpan, estado de México y donde se encontraron e incautaron computadoras “teléfonos celulares, identificador de señal para teléfonos móviles, antenas, cámaras de video ocultas, micrófonos ocultos, receptores inalámbricos y grabadoras digitales, lo cual permite realizar grabaciones de audio y video de manera discreta, como así aconteció”.

Una de las socias de Dena, su sobrina Teresita Flores, declaró el 25 de mayo ante la PGR que la empresa que dirigía su tío (Servicios de Inteligencia Industrial y Comercial. FEVI), principal entidad responsable de los actos de espionaje político, le facturaba a las autoridades del gobierno del estado de México (Reforma, 27/09/09. Nota de Abel Barajas).

En el ámbito del gobierno federal hay un convencimiento pleno de que el grupo de espionaje tenía vínculos directos con la Procuraduría mexiquense. No lo han comprobado ministerialmente pero las dificultades y resistencias que ha encontrado el gobierno federal para armar la indagatoria, conectar sus pesquisas y dar con los culpables, les ratifican sus sospechas. Incluso, por las resistencias encontradas para acelerar la indagatoria, hay quien piensa en el gobierno federal y en el panismo que era en la propia PGR donde estaba el solapamiento de estos actos de espionaje.

El hecho de que Alfonso Navarrete Prida -ex procurador del estado de México- fuera el orador principal del priismo durante la comparecencia del secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, ante el pleno de la Cámara de Diputados, fue interpretado como algo más que una provocación. No en balde su intervención, áspera, ácida e irónica (“Si es verdad que la Secretaría de Seguridad Pública está en guerra, ahí en la salida del Procurador Eduardo Medina-Mora está su única victoria”, dijo con sorna Navarrete) desató un duro debate sobre narcopolítica en la tribuna parlamentaria.Lo único que sigue quedando claro es que esa red espiaba a todos: Beltrones, Creel, AMLO, Paredes,

Germán Martínez, Manuel Espino, hasta Sergio Vela y la actriz Angélica Rivera. A todos menos a uno.

tolvanera06@yahoo.com.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: