Historias del Vitucho, el tortero de la Carranza.

Como en la peor escena escrita por Aldoux Huxley, en el Yucatán del siglo XX la familia Menéndez empezó por apoderarse de las letras, de la comunicación escrita, siguieron con el secuestro de la voz de los ciudadanos y terminaron por vaciar sus cabezas, desapareciendo la crítica de la prensa yucateca por artes de birlibirloque.

En ese Yucatán de los Menendejos surgió y creció un personaje de barrio, lo que se dice un ladino, que supo brincar de las trapacerías callejeras al manejo magistral de la política mediática y de los subterfugios legaloides.

Esta es una crónica cibernética, un intento de semblanza de ese pintoresco personaje de la política yucateca que supo saltar de la picarezca a la secretaría de un gobierno de telenovela…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: